El modelo castro-chavista fracasó hay que sustituirlo de raíz la única vía pacífica y democrática es la constituyente.  0

Rafael-Marin
Por Rafael Marín

En Venezuela la constitución vigente y el socialismo del siglo XXI procuraron construir un estado jurídica e ideológicamente hoy fallido; cuando ya el debate teórico e histórico, visto incluso desde la óptica moderna o post-moderna, había concluido acerca de la inviabilidad del modelo económico y político del marxismo clásico, la pre-diluviana visión castro-comunista, logró intoxicar a personalidades primarias, desde el punto de vista intelectual y político, como el fallecido Hugo Chávez;  un individuo afectado de egomanía, tozudo, autoritario, militar y militarista; una vez hecho con el poder monopólico del estado, logró retrotraer el reloj de la historia, políticamente hablando, al siglo XIX.

Las lecturas inconexas y mal digeridas de los manuales de la Academia de Ciencias Económicas y Sociales de la extinta URSS, las lecciones mal impartidas por algún maestro rural y peor aprendidas por un alumno con problemas de lecto-escritura, unidas a complejos sociales y problemas de personalidad, dieron origen a esta especia de Goebels caribeño que fue Chávez; llave humana del salto atrás venezolano.

El desastre institucional, económico, social y ético que caracteriza hoy a nuestro país, es consecuencia y reflejo del anti-histórico liderazgo chavista. Un estado proto-totalitario, dirigido por un solo partido monopolizador de la casi totalidad del poder político y económico es el responsable del proceso de disolución nacional; el país con la inflación más alta del mundo y más inseguro del planeta es paradójicamente, el país con los ingresos en divisas más alto de la región, como consecuencia de su renta petrolera; igualmente paradójico son sus gastos en armas y pertrechos militares, en seguridad y represión y  los índices delincuenciales que exhibe.

Más allá de los dislates y antiguallas ideológicas que caracterizan al régimen; el desborde, el colapso, el derrumbe sistémico del chavismo, tiene mucho que ver con la ineptitud y la podredumbre moral de su élite dirigente; solo ello explica la liquidación del principio de autoridad del estado, la proliferación anárquica de grupos armados paramilitares y parapoliciales los cuales desbordan y sustituyen a los órganos materiales del orden, la seguridad y la defensa de la nación; el asesinato de Robert Serra y la confrontación armada de los paracos venezolanos con la policía madurista a pocos metros de Miraflores, así lo demuestran.

El modelo castro-chavista fracasó hay que sustituirlo de raíz la única vía pacífica y democrática es la Constituyente.

No Comments Yet

Deja un comentario

Email not published ( * Required )

Verification Captcha